¡Quieran Oirlo los Hombres!

Conversaciones sobre Antroposofia


1 comentario

El resentimiento, en relacion con la conversacion: otra perspectiva.

A lo largo de mi vida he podido experimentar en mi mismo el resentimiento de un modo muy profundo. Del mismo modo, también he podido trabajar con clientes afectados por el mismo, lo que me ha permitido experimentar el proceso desde el punto de vista de la ayuda personal.

El resentimiento surge y se instala en el alma como una reacción totalmente natural en el desarrollo del ego humano. Todos hemos experimentado el resentimiento en alguna ocasión en nuestras vidas, y esa experiencia nos ha permitido experimentar los sentimientos repetitivos que, con nosotros y nuestro dolor como centro, nos llevan a la culpabilización del otro o de lo otro como causantes y responsables del mismo.

No obstante, el proceso como tal no suele volverse consciente, sino que se deshace poco a poco a través del olvido; dicho de otra manera, en la mayor parte de los casos, frente al dolor y al resentimiento, la sabiduría popular del entorno aplica la máxima del “el tiempo lo cura todo”. Y aparentemente, es así. El mero paso del tiempo, “distrae” por así decirlo el foco de la conciencia, desde la mismidad herida hacia el curso natural de la vida misma, en cuanto que relación con el entorno. El ego sale así, poco a poco, del “aislamiento” extremo que había experimentado como dolor, y se re-conecta con la vida y con su destino. Podríamos decir que se produce una especie de “digestión anímica”, que reintegra el evento en el curso del destino de la persona de un modo profundamente inconsciente.

Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

El Alma: El Pilar de España

EL ALMA

EL PILAR DE ESPAÑA

Una noche de verano la contemplé sorprendida.… Caminaba de puntillas, pies descalzos, amplia falda que sus manos recogían. Corpiño escueto de seda,
rosas su falda tenía sobrepuestas sobre gasas de mil colores que hacían recordar nubes rosadas, verdiazules, amarillas. ¡Tan despacio caminaba! Y cuando se detenía en el seguir su mirada encontrando las esferas suspendidas… Atentamente las mira y volviendo su cabeza con candor me sonreía. Sus cabellos recogidos con un nudo en la base de su nuca, la más sutil ligereza va pisando de puntillas. Sigo con tiento amoroso sus pasos y su mirada, girando como ella gira… Ella, de tanto en tanto me mira, en el mirando me indica las esferas suspendidas que giran unas despacio, otras giran más deprisa y en el girar van pintando la noche de luz tejida, tejida y entretejida.
 
Sigue leyendo


Deja un comentario

Shakespeare, Cervantes y su obra

Es difícil, pero es lo más aconsejable, cuando pretendemos tratar una época alejada en el tiempo; intentar, sin escatimar esfuerzos, de empatizar con ella. Intento que, para no conducirnos a equívocos  lamentables, se hace imprescindible y necesario. Por ello si queremos reconocer, no en toda su extensión (eso es imposible) el ambiente social, ético, político, estético y religioso que rodeo a un autor, es necesario que tratemos de recuperar, en la medida de lo posible, la sociedad en la que se desenvolvió y la que, muchas veces como su consecuencia, hizo posible la obra universal.

En el caso que nos ocupa, y sólo desde esa perspectiva, podemos descubrir las fuerzas de cambio que están operando en ese tejido social y que avivan la capacidad imaginativa del autor. Imaginación creativa que hace posible la aparición de personajes identificados con los problemas de sus siglo y que, surgidos de ellos, expresan sentimientos, pensamientos y acciones que serían imposibles en otras circunstancias.

Sigue leyendo