¡Quieran Oirlo los Hombres!

Conversaciones sobre Antroposofia

El verdadero Coronavirus: el odio que llevamos dentro. El nuevo nazismo social.

2 comentarios

Acabo de ver en Facebook (https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10222592957757868&id=1389556663?sfnsn=scwspmo&extid=L1e04YZeSckKBPbt&d=n&vh=i), la historia de un pobre tipo, al que le acaban de diagnosticar un grave cáncer, con un diagnóstico de 1 año de vida. Como consecuencia de su tratamiento contra el cáncer, este hombre necesita “andar”, y dadas las actuales circunstancias, con buen criterio, comunica su situación a la policía municipal, que como es lógico, entiende perfectamente su situación, y no le pone ninguna pega a que salga a andar, dada su necesidad, propia causa de fuerza mayor, a pesar del Estado de Alarma.

Pero, hete tu aquí, que cuando este pobre tipo, con su dolor a cuestas, sale a andar, se siente mareado y necesita sentarse en un Banco. Aunque una patrulla de policía le ve, y después de identificarle, comprueban que tiene autorización para estar en la calle, los vecinos de los bloques de alrededor, “sus vecinos”, de ” Su barrio”, lo insultan, le gritan, lo llaman insolidario, asesino, transmisor del contagio…

¿Como se os queda el cuerpo?…

En realidad estamos igual que en la crisis de 2008…no, corrijo: estamos peor.

Entonces, en 2008, la culpa era de los bancos, de los ricos… Ahora es de los chinos, de los americanos, del Gobierno, de los conspiradores internacionales, del bicho. .. Pero nunca es nuestra responsabilidad… Eso nunca. Nunca somos responsables de decir :”Esto lo superamos juntos”, que quiere decir : “juntos significa que ‘tu me ayudes a mi”. Si no, ya no estamos juntos. Es más: que ten den por culo. No… Peor aún: te insulto, te escupo y te crucifico, aunque no sepan quién eres ni cual es tu situación concreta. Esto quiere decir ” Juntos” En ese falso amor y esa falsa solidaridad de la que tanto se habla estos días.

Pero la verdad, cruda y simple, es que nos hemos convertido en una sociedad de canallas, que usan a los demás para sus propios intereses, y cuando no nos valen, los tiramos a la basura “social” juzgandolos, despreciandolos, insultandolos, en definitiva, destruyendo a esa/ese/eso otro que me hace sentirme tan mal.

Y este, señoras y señores, es el verdadero virus. El miedo y el odio a los demás seres humanos convertido en normalidad cotidiana. Porque “usar” a los demás seres humanos de acuerdo a mis propios intereses, es convertirlos en “cosas” que me sirven a mi, es una cosificación del otro. Y cosificar a un ser humano, es, además de un acto de “deshumanización” del otro,  un acto de violencia moral extrema, ya que el otro queda despojado de cualquier valor moral , más allá de la utilidad que me aporte.

¿Y porque lo hacemos?.. Porque lo cosificado es fácil de entender: me vale, o no me vale. La relación con la cosa es polar y sencilla. La relación con lo humano es difícil: es cambiante, el otro/otra tiene determinación propia, me exige salir de mi zona de confort y moverme a espacios de incomodidad para en entenderle… En fin, el encuentro con lo humano, me obliga a crecer, a evolucionar, a desarrollarme.

Pero no queremos eso… Queremos estar ‘cómodos”, vivir en el calorcito y seguridad de nuestra propia comodidad, y para mantenerla, haremos lo que sea preciso, incluyendo cosificar y deshumanizar a toda persona a nuestro alrededor.

Y esa cosificación, por tanto, no es, como ya he descrito más arriba, más que un “odio” a aquello que me obliga a salir de mi seguridad. Odio a “lo humano”. Y ese odio, tiene una capa aún más profunda: miedo. Miedo a lo que, desde los parámetros de mi zona de seguridad, desde la comodidad de mi vida cotidiana, me es desconocido, y amenaza ” mi forma de vivir”.

La crisis de 2008 hizo salir todo este odio social, todo este miedo social, dirigido primero contra supuestos culpables, pero más tarde convertido en movimientos políticos de “indignación”, o en nacionalismos por todo el mundo, justificando su propia existencia en aras de la libertad, de la autodeterminación, o por el contrario, de la seguridad jurídica.

Pero muy pocos se dieron cuenta de que el problema no estaba fuera… Estaba dentro de cada uno de nosotros. El miedo y el odio están en cada uno de nosotros, y no se van a transformar buscando culpables a los que poder escupir y vomitar esa rabia interior, ese cansancio, esa ansiedad que nos devora, y que no es más que la expresión del veneno moral que corroe y socava nuestra alma poco a poco.

Porque el miedo y el odio son un veneno moral, un veneno espiritual que nos deshumaniza, y que nos hace querer salvaguardar nuestra seguridad, nuestra comodidad, nuestros “pequeños tesoros”,..¿verdad, mi tesoro? .. Si, nos convierte en Gollums, en un ” Sucedáneo ” de ser humano, en algo que parece humano, pero que cada día lo es un poco menos.

Y eso, el Gollum en que nos vamos convirtiendo, es el verdadero “bicho”. El coronavirus no es más que la expresión “Biológica” del miedo y del odio que viven en nuestra alma y en nuestro espíritu.

El miedo y el odio, son un veneno espiritual que genera una asfixia moral, que impide al alma humana respirar y entrar en una correcta relación con su entorno y con otros seres humanos. Que curioso, que el coronavirus , precisamente, al sistema respiratorio y circulatorio.

Cuando en 1945, al final de la II Guerra Mundial se descubrieron los campos de concentración nazis, el mundo se horrorizó, y se pregunto como había sido posible tal maldad.

La filosofa Hannah Arendt describió muy bien el problema subyacente al nazismo: el hombre gris que sigue órdenes, que no tiene un criterio, que no adopta responsabilidad,que se excusa en la institución, en la masa. Ese fue, entonces, en Alemania, el sustrato del nazismo. Ese sustrato hizo posible que, psicológicamente, se justificara considerar a otros serás humanos como “infrahombres” (Untermenschen), a los que despojar de sus propiedades, de sus derechos, de su dignidad, y finalmente de su vida, mediante un método de matar industrializado y optimizado, es decir, procesando a seres humanos, en su camino hacia la muerte, como si fueran materias primas en una fábrica… Como si fueran ‘cosas”…

Hoy, todos nos hemos vuelto nazis. Todos tratamos y somos tratados como cosas en nuestras empresas, en la sanidad, en la administración, incluso en nuestras familias…. Cuando no nos quieren como queremos que nos quieran, nos divorciamos y a hacer puñetas….

El enemigo ya no está más fuera, sino dentro. Y no se salva nadie. Como dice el evangelio, “El que este libre de pecado… ‘

Ahora, la batalla a librar ya no es exterior, sino interior. Cualquier explicación que apunte hacia un enemigo externo, del tipo que sea, te esta engañando, esta apelando al Gollum que cada uno llevamos dentro, no a lo verdaderamente humano que nos caracteriza y nos hace únicos.

¿Y sabes porque?.. Porque nadie te puede manipular si tu no sucumbes al miedo y lo permites; nadie te puede controlar si tu no lo consientes… Nada puede pasar si tu así no lo quieres. Porque esa es la prerrogativa y la verdadera soberanía de cada Yo individual: cada uno de nosotros es potencialmente libre, dependiendo de si es capaz o no de ejercer su libertad interior frente al miedo que le atenaza.

Está es la verdadera batalla: la lucha contra nuestro miedo, para desarrollar el ser humano en mi capaz de ser libre, para desde esa libertad, irradiar amor.

Y no nos engañemos: no es una batalla sencilla. No se trata sólo de transformar el miedo y el odio en cada uno de nosotros, que no es nada fácil, sino también de crear formas sociales y económicas nuevas, que no estén basadas en el miedo ni en el odio. Una cosa no es posible sin la otra. Sin formas sociales basadas en la confianza y en el aprecio por el otro ser humano, no ser posible la vida individual en libertad. Al mismo tiempo, las formas sociales nuevas no serán posibles sin un desarrollo espiritual y moral individual que confronte y transforme nuestro miedo interior.

Una buena amiga y mentora me dijo hace muchos años: la escucha es para el alma, lo que el aire para los pulmones”.

Amigo lector: Puedes comenzar por dar ” aire” a tu propia alma, y al alma de los demás, en lugar de asfixiante tu, y asfixiar a lo demás. Se que asusta, pero con compromiso y determinación, se puede lograr. Se llama “aprender a amar”.

¿Quieres hacerlo?…

Autor: joaquinaguado

Nacido en Granada, España. He vivido en Holanda y en Finlandia, y actualmente vivo y trabajo en Madrid, España. Mi impulso vital principal es ayudar a desarrollar una nueva forma de relación económica y social, centrada en el ser humano. Para ello, es esencial , desarrollar una nueva conciencia sostenida en la capacidad de escuchar (percibir) con toda atención. Tengo la profunda convicción de que la conversación, como decía Goethe, es la fuente de cualquier futuro creador entre los seres humanos.

2 pensamientos en “El verdadero Coronavirus: el odio que llevamos dentro. El nuevo nazismo social.

  1. Una “cola” de esas que han surgido ante esta situación: Una chica va a correos a recoger un aviso. Se coloca a distancia suficiente del ultimo de la fila. Le dice el que parece el último de la fila: aquella señora que esta al otro lado de la calle es la última. Ellos a la distancia indicada se ponen a charlar. La señora desde la acera de enfrente, donde espera su turno para estar a salvo, malhumorada grita… Tú cállate, hablando contaminas nuestro aire…
    Sin palabras.
    El cuerpo no se como se queda, el alma “desangelada”.
    ¿Cómo va integrarse el virus en la tierra si nosotros, los terrestres, tenemos tanto miedo como él. Esta situación nos indica que todo el mal existente en el “Cosmos, Universo” ha de pasar por la Tierra para poder retornar a su verdadera patria. Como nosotros mismos. La Tierra el Planeta/Estrella de la redención. ¡No hay otra!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .